Matrimonio igualitario: ¿Qué más queda por decir?

En el año 2007 se añadió al Código Civil para el Estado de Coahuila la figura del pacto civil de solidaridad. La misma legislación lo define como «un contrato celebrado por dos personas físicas, mayores de edad, de igual o distinto sexo, para organizar su vida en común»[1].

En cuanto a sus efectos, su celebración trae consigo el derecho a alimentos, la posibilidad de fijar un domicilio común donde ambos compañeros civiles tendrán la misma autoridad y si se encuentran legitimados para reclamar prestaciones que estén bajo las modalidades de pensiones, disposiciones testamentarias especiales o provechos que deriven de prestaciones sociales[2].

Dicha figura fue añadida al Código bajo la premisa de que deben regularse y reconocerse «los derechos de quienes no eligen o no pueden optar por el matrimonio como el marco para la fundación y desarrollo de su vida afectiva»[3]. Su finalidad es «hacer efectiva la igualdad de las personas ante la Ley y el Derecho».

A pesar de que el pacto civil de solidaridad busca proteger de cierta manera las uniones entre personas del mismo sexo, sigue siendo una figura distinta del matrimonio. Aunque quienes lo celebran tienen derecho a alimentos entre sí,  éstos son compañeros civiles y no cónyuges.

Ahora, el martes 16 de Septiembre de 2014 se publicó en el Periódico Oficial del Estado de Coahuila el Decreto por el que se reformaron y adicionaron diversas disposiciones al Código Civil del ya mencionado Estado. Entre dichas reformas se encuentra el reconocimiento al matrimonio entre personas del mismo sexo.

La iniciativa con proyecto de Decreto para reformar el Código Civil para el Estado de Coahuila fue presenta por el Diputado Samuel Acevedo Flores del Partido Socialdemócrata de Coahuila el 5 de Marzo de 2013, para ser aprobada 17 meses después, el 1 de Septiembre de 2014.

En la exposición de motivos se establece cómo la función principal de las leyes es regular las relaciones entre individuos. Se presentan ocasiones en que no se otorga la seguridad jurídica necesaria. Por este motivo las minorías se ven afectadas y las leyes se vuelen en ocasiones excluyentes y discriminatorias[4].

Así mismo, se hace mención de que a pesar que tradicionalmente el matrimonio tiene como finalidad la perpetuación de la especie, éste se sustenta en «la libre determinación de una pareja de compartir, de ayudarse mutuamente, basándose en el respeto, la solidaridad, el compromiso, pero sobre todo con el fin de darle certeza jurídica a la pareja con quien se comparte ese proyecto de vida»[5].

Bajo las premisas anteriores se reformó el artículo 253 y con ello la definición de matrimonio para quedar de la siguiente manera:

Artículo 253. El matrimonio es la unión libre y con el pleno consentimiento de dos personas, que tiene como objeto realizar la comunidad de vida, en donde ambas se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua y toman de manera libe, responsable, voluntaria e informada, las decisiones respectivas que se ajustan a su proyecto de vida, incluida la posibilidad de procrear o adoptar.

[…]

Entre los requisitos para la celebración del matrimonio tenemos que contar con dieciocho años de edad, salvo aquellos casos exceptuados por la ley.

Y a pesar de que se cambió la definición de matrimonio, uno más de los requisitos es la asistencia previa al Taller de Orientación Prematrimonial, en dicho taller los contrayentes serán informados sobre los requisitos para contraer matrimonio, los efectos de la celebración de éste, los regímenes patrimoniales existentes, etc.

Con esta reforma el Estado de Coahuila se convierte en el segundo Estado después del Distrito Federal en reconocer el matrimonio igualitario.

El matrimonio igualitario ha sido tema de debate desde el punto de vista moral, religioso y jurídico.

Siendo que el derecho tiene como finalidad la persona humana, éste debe de encargarse de tutelar los derechos de todas las personas y brindar seguridad jurídica.

En el ámbito jurídico, nuestro máximo Tribunal, la Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver el amparo en revisión 581/2012 estimó lo siguiente:

Los modelos para el reconocimiento de las parejas del mismo sexo, sin importar que su única diferencia con el matrimonio sea la denominación que se da a ambos tipos de instituciones, son inherentemente discriminatorios porque constituyen un régimen de “separados pero iguales”. La exclusión de la institución matrimonial perpetúa la noción de que las parejas del mismo sexo son menos merecedoras de reconocimiento que heterosexuales, ofendiendo con ello su dignidad como personas[6].

Tomando en cuenta lo anterior, ¿qué es lo que hace falta para que los demás Estados modifiquen sus legislaciones y reconozcan el matrimonio igualitario?

¿Qué más queda por decir?

 

[1] Código Civil para el Estado de Coahuila de Zaragoza. P.O. Junio 25, 1999/ Septiembre 16, 2014. «Artículo 385-1. El Pacto Civil de Solidaridad es un contrato celebrado por dos personas físicas, mayores de edad, de igual o distinto sexo, para organizar su vida en común. Quienes lo celebran se considerarán compañeros civiles.»

«Los compañeros civiles, se deben ayuda y asistencia mutua, consideración y respeto, así como deber de gratitud recíprocos y tendrán obligación de actuar en interés común; de igual manera tendrán derecho a alimentos entre sí.»

[2] Código Civil para el Estado de Coahuila de Zaragoza. P.O. Junio 25, 1999/ Septiembre 16, 2014.  «Artículo 385-4. Desde la celebración del pacto civil de solidaridad, los contratantes asumen el estado civil inherente en forma personal y exclusiva, sin que importe vínculos de parentesco de ninguna clase, línea o grado con las familias de ambos, salvo en el caso de descendencia común.»

«Los compañeros civiles podrán fijar un domicilio común en el cual tendrán igual autoridad.»

«El estado adquirido como compañeros civiles, legitima a los interesados para reclamar las prestaciones que, bajo las modalidades de pensiones, disposiciones testamentarias especiales o beneficios o provechos por prestaciones sociales u otros análogos, contemplen las leyes.»

«Es válido el señalamiento a favor del otro que cualquiera de ellos realice, en actos y negocios a que se refiere este artículo.»

[3] Hernández Forcada, Ricardo (Director del Programa VIH, Comisión Nacional de Derechos Humanos). El reconocimiento de los matrimonios de homosexuales extranjeros en México y la Ley de Sociedad y Convivencia del Distrito Federal. Disponible en línea: Poder Judicial del Estado de Baja California <https://www.google.com.mx/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=3&cad=rja&uact=8&ved=0CCgQFjAC&url=http%3A%2F%2Fwww.pjbc.gob.mx%2Finstituto%2F3RA%2520JORNADA%2520EN%2520DERECHO%2520DE%2520FAMILIA%2FMaterial%25203ras%2520Jornadas%2FMATERI~1.DOC&ei=spUhVLXCI46oyASXqICgBQ&usg=AFQjCNEFQDdNGtAuo0QH2EkLyB0bfVbkoQ&sig2=GQTJOwi9_WXbe7GQDpv6Cg&bvm=bv.75775273,d.aWw&gt;..

[4] Iniciativa con Proyecto de Decreto que reforma los artículos 253, 255, 262, fracción II, deroga los artículos 254, 256, 257, 258, 259, 260, 264, 284, 327, 334, 335, 336, 337, 360, fracción II, inclusive se reforman los artículos 273, 275, 276, 279, 294, 295, 361 del Código Civil para el Estado de Coahuila de Zaragoza, se deroga los artículos 563, 564, 567, 570, 579, 653, 654 del Código Procesal Civil del Estado de Coahuila de Zaragoza presentada por el Diputado Samuel Acevedo Flores, 5 de Marzo de 2013. Disponible en línea: Congreso del Estado de Coahuila<http://www.congresocoahuila.gob.mx/modulos/transparencia/articulo26/iniciativas2012-2014/20130305%20097.pdf&gt;.

[5] Loc. Cit.

[6] Dictamen de la Comisión de Gobernación, Puntos Constitucionales y Justicia de la Quincuagésimo Novena Legislatura del Congreso del Estado Independiente, Libre y Soberano de Coahuila de Zaragoza, relativo a la iniciativa de decreto por el que se reforman y derogan diversas disposiciones del Código Civil y Procesal Civil, referente a “Requisitos para contraer matrimonio”, suscrita por el Diputado Samuel Acevedo Flores, del Partido Socialdemócrata de Coahuila. Disponible en línea: Congreso de Coahuila <http://www.congresocoahuila.gob.mx/modulos/gacetaparlamentaria/20140901.doc&gt;.

Anuncios

Un comentario el “Matrimonio igualitario: ¿Qué más queda por decir?

  1. Pingback: 72 kilómetros: pendientes del matrimonio igualitario en México | (re)escribiendo derecho(s)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s