El cobro parcial del cheque con fondos insuficientes

Uno de los problemas más comunes para los acreedores en una relación cambiaria es que un cheque expedido a su favor no tenga los fondos suficientes para cubrir el pago de la suma de dinero ahí estipulada.

Se le denomina de forma coloquial “Cheque sin fondos” cuando no hay dinero suficiente en la cuenta de banco del librador (titular de la cuenta de banco y de la chequera, obligado cambiariamente con el beneficiario) para cubrir la totalidad de la suma de dinero estipulada en el cheque.

Si al presentarse oportunamente el cheque ante el librado, la cuenta no contiene cantidad alguna de dinero; es decir, la cuenta se encuentra en ceros, éste levantará el protesto por la totalidad de la cantidad no pagada y el beneficiario tendrá derecho a demandar por la vía ejecutiva al librador por el monto total de la cantidad adeudada, con la respectiva indemnización moratoria y daños y perjuicios ocasionados.

Sin embargo, en inteligencia de que sí exista una suma de dinero disponible en la cuenta, pero no sea suficiente para pagar la totalidad de la cantidad adeudada, el beneficiario tendrá la facultad de rechazar cualquier ofrecimiento de pago o, en su defecto, recibir un pago parcial por la cantidad disponible en la cuenta, sin perjuicio de su derecho al cobro del resto de la deuda por la vía que juzgue más adecuada; en cuyo caso deberá el beneficiario dar al banco un recibo escrito, anotar la quita[1] en el cheque y el librado levantará el protesto por la parte no pagada.

La facultad previamente explicada se desprende de una interpretación armónica de los artículos 184[2], 189[3] y 190[4] de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito (desde ahora, LGTOC).

Por lo anterior, es obligación del banco librado realizar el pago parcial del cheque en caso de que así lo solicite el beneficiario, pues existe un derecho implícito al cobro parcial, contenido en los artículos 189 y 190 que se conjunta con la obligación establecida en el segundo párrafo del artículo 184 de la LGTOC, estableciendo que si el banco se niega a pagar quedará obligado con el cliente a resarcir los daños y perjuicios que su negativa le cause.


[1] Quita: Remisión o liberación que de la deuda o parte de ella hace el acreedor al deudor.

[2] Artículo 184.-

Cuando, sin justa causa, se niegue el librado a pagar un cheque, teniendo fondos suficientes del

librador, resarcirá a éste los daños y perjuicios que con ello le ocasione. En ningún caso la indemnización será menor del veinte por ciento del valor del cheque.

[3] Artículo 189.- El tenedor puede rechazar un pago parcial; pero si lo admite, deberá anotarlo con su firma en el cheque y dar recibo al librado por la cantidad que éste le entregue.

[4] Artículo 190.-

En el caso de pago parcial, el protesto se levantará por la parte no pagada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s