Análisis expositivo de la reforma laboral vol. 4

El enfoque de este último texto que analiza el proyecto de reforma laboral aprobado será el estudio de las modalidades de relaciones laborales adicionadas: la relación de trabajo sujeta a prueba, sujeta a capacitación y por temporada.

Nuevas modalidades de relación de trabajo

La actual legislación laboral, en el numeral 35, enuncia de forma limitativa las tres formas en las que pueden desarrollarse las relaciones de trabajo: por obra, por tiempo determinado o por tiempo indeterminado. En caso de no estipularse expresamente la modalidad, la relación será por tiempo indeterminado.

El proyecto de reforma adiciona una nueva clase de relación de trabajo, la relación de trabajo por temporada, y dos modalidades en las relaciones laborales: cuando el trabajador está sujeto a prueba y cuando está sujeto a capacitación inicial.

Enseguida se analiza el contenido de las tres figuras:

 

Relación de trabajo por temporada

El adicionado artículo 39-F del proyecto de la reforma establece la posibilidad de que las relaciones de trabajo sean discontinuas cuando los servicios requeridos sean para labores fijas y periódicas de carácter interrumpido, en los casos de temporada o que no exijan la prestación de servicios toda la semana, el mes o el año. Los derechos y obligaciones de los trabajadores en esta relación laboral, serán proporcionales a los de los trabajadores por tiempo indeterminado.

Es de nuestro pensar que esta relación debe considerarse como una especie de las relaciones de trabajo por tiempo indefinido, pues no existe contingencia respecto a la permanencia o no de la relación laboral, sino que simplemente se delimitan los periodos o temporadas en las que el trabajador va a laborar. Ésta es la diferencia principal con respecto a las relaciones por tiempo indeterminado, pues al finalizar el plazo acordado, se agota naturalmente la vigencia de la relación laboral y ésta termina, mientras que al terminarse la temporada en la relación de trabajo por esta clase, el trabajador dejará de trabajar por un periodo de tiempo determinado, pero volverá a hacerlo otra vez cuando comience la temporada, pues la relación laboral no se extingue.

La implementación del anterior contrato implica una facilidad significativa para los empresarios cuyas empresas adquieren la necesidad de contratar un mayor número de personal, pero sólo para una determinada temporada del año, pues esto les facilita cumplir con sus obligaciones como patrones en arreglo a la ley y desincentiva la contratación informal de estas personas, pues de la antigua manera tendría que indemnizarlos al momento de que termine la temporada; cosa que deja de suceder con la reforma, pues la relación laboral no se extingue por el término de la temporada, sino que simplemente se deja de prestar el servicio y recibir el salario, hasta que vuelva a ocurrir la temporada.

Consideramos que esto es benéfico para ambos sectores, patronal y trabajador, pues desincentivando la contratación informal en la que el trabajador no tiene prestaciones ni es inscrito en el seguro social, con esta regulación gozará de estos derechos y tendrá la seguridad jurídica de que tendrá un ingreso al inicio de la siguiente temporada.

Relación de trabajo sujeta a prueba

En el proyecto de reforma se define esta relación de trabajo como aquella por virtud de la cual un trabajador se obliga a prestar sus servicios, por tiempo indeterminado o por un período que exceda de ciento ochenta días, a un patrón por un periodo de prueba con el único fin de verificar que el trabajador cumple con los requisitos y conocimientos necesario para desarrollar el trabajo que se solicita.

Para evitar el abuso de dicha figura y darle mayor seguridad jurídica al trabajador, se establece que el período de prueba será de un máximo de treinta de días y podrá extenderse hasta ciento ochenta días en caso de que el puesto sea para desempeñar labores técnicas o de dirección, gerencia o cualquier otro que ejerza funciones de dirección o administración de carácter general. El periodo de prueba es improrrogable en función de lo establecido en el anterior párrafo.

Para entrar en este tipo de relación, deberá constar ésta por escrito para así garantizar la seguridad social del trabajador, en caso de lo contrario se entenderá que es por tiempo indeterminado, garantizando de igual forma los derechos de seguridad social del trabajador.

Para garantizar los derechos del trabajador, durante el periodo de prueba, el trabajador gozará de seguridad social, salario y prestaciones de la categoría o puesto que desempeñe.

A diferencia de las relaciones de trabajo por tiempo indeterminado, en el caso de que al término del periodo de prueba, el trabajador no satisfaga los requisitos y conocimientos necesarios para desarrollar sus labores, a su juicio y tomando en cuenta la opinión de la Comisión Mixta de Productividad, Capacitación y Adiestramiento, el patrón podrá dar por terminada la relación laboral, sin que se le genere responsabilidad alguna en término del artículo 51 de la LFT. Es decir, no estará obligado a indemnizarlo. Concluido el periodo de prueba y subsistiendo la relación de trabajo, ésta se considerará por tiempo indeterminado y el tiempo de vigencia de aquellos se computará para efectos del cálculo de antigüedad.

La implementación de esta modalidad de contratación va dirigida completamente al beneficio del sector patronal. Aunque puede que la intención sea positiva y permita al patrón probar el funcionamiento del trabajador antes de contratarlo, la manera en la que está legislado permite de manera discrecional al patrón terminar la relación laboral en un periodo de treinta días en el que no tendrá responsabilidad alguna por terminar su empleo, pudiendo para ello dar la razón que quiera, o incluso no darla.

Consideramos que lo previo lesiona los derechos del trabajador, especialmente atenta contra el principio de estabilidad en el empleo, en función a dicho margen de discrecionalidad del que goza el patrón para terminar la relación laboral y propende a mayor cantidad de despidos y, consecuentemente, a un substancial incremento en los niveles de precarización laboral, superiores a los que sufren actualmente los trabajadores.

Relación de trabajo sujeta a capacitación inicial

En el proyecto de reforma se define esta relación de trabajo como aquella por virtud de la cual un trabajador se obliga a prestar sus servicios subordinados, bajo la dirección y mando del patrón, con el fin de que adquiera los conocimientos o habilidades necesarias para la actividad en función a la cual vaya a ser contratado.

Para evitar el abuso de dicha figura y darle mayor seguridad jurídica al trabajador, se establece una duración máxima de tres meses por regla general, pero cuando se trate de labores para las que se requieran conocimientos profesionales especializados o para puestos de dirección o administración en la empresa, podrá durar hasta seis meses el periodo.

Para entrar en este tipo de relación, debe hacerse constar ésta por escrito para así garantizar la seguridad social del trabajador, en caso de lo contrario se entenderá que la relación es por tiempo indeterminado, garantizando de igual forma los derechos de seguridad social del trabajador.

Para garantizar los derechos del trabajador, durante el periodo de prueba, el trabajador gozará de seguridad social, salario y prestaciones de la categoría o puesto que desempeñe.

A diferencia de las relaciones de trabajo por tiempo indeterminado, en caso de que al término del periodo de capacitación inicial, el trabajador no acredite competencia, a su juicio y tomando en cuenta la opinión de la Comisión Mixta de Productividad, Capacitación y Adiestramiento, el patrón podrá dar por terminada la relación laboral, sin que se le genere responsabilidad alguna en término del artículo 51 de la LFT. Es decir, no estará obligado a indemnizarlo. Concluido el periodo de prueba y subsistiendo la relación de trabajo, ésta se considerará por tiempo indeterminado y el tiempo de vigencia de aquellos se computará para efectos del cálculo de antigüedad.

En ambas relaciones, a prueba y de capacitación, a efecto de garantizar los derechos de seguridad social del trabajador, se establece que dentro de una misma empresa o establecimiento no podrán aplicarse al mismo trabajador, en forma simultánea o sucesiva, periodos de prueba o de capacitación inicial en más de una ocasión, ni tratándose de puestos de trabajos distintos, o de ascensos, aun cuando concluida la relación de trabajo surja otra con el mismo patrón.

Por motivos análogos a los expresados respecto de la relación de trabajo a prueba, consideramos que el contrato sujeto a capacitación inicial también va encaminado completamente a beneficio del sector patronal, incluso afectando de manera negativa los derechos de los trabajadores. La discrecionalidad con la que los patrones pueden determinar si el trabajador acredite o no su competencia, genera una situación de inseguridad jurídica importante en los trabajadores contratados por esta modalidad, conllevando esto un incremento en los niveles de precarización laboral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s