La iniciativa preferente del Presidente de la República

Imagen

Dentro de los puntos en la Reforma Política el pasado 9 de agosto de este año se encuentra la iniciativa preferente del Presidente. Dedicaremos este espacio a los elementos de la facultad otorgada al titular del Ejecutivo Federal para la presentaciones de iniciativas legislativas, así como el objeto que se persigue con ella y algunos puntos críticos de esta figura.

La iniciativa preferente otorga al Presidente la facultad de presentar “hasta dos iniciativas para trámite preferente, o señalar con tal carácter hasta dos que hubiere presentado en periodos anteriores, cuando estén pendientes de dictamen.[1] Además se impone la obligación de que la Cámara de origen discuta y vote dicha iniciativa en un término de 30 días naturales. Si este no fuera el caso, la iniciativa será el primer asunto para discusión y votación en la sesión siguiente del Pleno. En caso de que la iniciativa sea aprobada por la Cámara de origen, deberá ser discutida y sometida a votación en los mismos términos antes mencionados. Las iniciativas de reforma constitucional queda excluidas de esta figura.

La ratio legis de esta facultad presidencial es agilizar el proceso de ciertos temas prioritarios en la agenda política actual.[2] Diego Valadés ve en la iniciativa preferente una herramienta para lograr “la convivencia práctica con una multiplicidad de fuerzas y de corrientes políticas”. Sin embargo, el autor aclara que en los países donde se ha establecido esta figura los proyectos de iniciativa se discuten en gabinete, lo cual no es el caso en México.[3]

La iniciativa preferente busca que el Ejecutivo no quede imposibilitado para cumplir con su plan de gobierno. Si bien esta figura se justifica por el la importancia de los temas pendientes a discutir, numéricamente el grado de aprobación de proyectos de ley que gozó el gobierno de Fox fue de 69% y al 2011 el del actual Presidente era de un 72%. Como apuntadamente señala Valencia Escamilla, la producción legislativa depende ante todo de la armonización de las agendas legislativas de los distintos grupos parlamentarios y del Poder Ejecutivo. A través de esta reforma constitucional se intenta crear un instrumento de colaboración entre los poderes y paralelamente se busca resolver ciertos asuntos trascendentales para la agenda del titular del gobierno federal.[4]

Juan Benito Coquet Ramos apunta que la reforma tiene un carácter concesionario para el Poder Ejecutivo que se encuentra “invalidado y rebasado por el Legislativo, que cada vez se apodera de mayores espacios políticos en la dinámica democrática del país[5].

El único partido político que dentro del dictamen criticó el proyecto de reforma fue el Partido del Trabajo de la LXI legislatura. Según el Diputado Jaime Fernando Cárdenas Gracia, la facultad de iniciativa preferente fortalece el sistema presidencial, cuando es la iniciativa ciudadana la que debería tener el derecho de iniciativa preferente. En este orden de ideas considera que se debería dinamizar el Congreso para que las comisiones y los plenos de ambas Cámaras dictaminen en tiempo y forma recurriendo a sanciones económicas en caso de incumplimiento.[6]

En conclusión, consideramos que la figura de la iniciativa preferente si bien es un instrumento para avanzar la agenda política del Ejecutivo sobre ciertas cuestiones de gran importancia para el país, como actualmente lo ejemplifica el proyecto de reforma laboral, no se debe olvidar el componente político. Más allá del derecho preferencial del Presidente, se deben crear acuerdos y estrategias entre todos los operadores políticos para concretar reformas en temas estructurales de trascendental importancia para el desarrollo del país. En pocas palabras, sin voluntad política de todas las partes la iniciativa preferente no cumplirá su objetivo.


[1] Artículo 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

[2] Valencia Escamilla, Laura. Citada en: Dictamen De las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales, y de Gobernación, con opinión de la Comisión de Participación Ciudadana, sobre la minuta del Senado de la República con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de reforma política. Cámara de Diputados. Gaceta Parlamentaria, año XIV, número 3376-II, octubre 25, 2011. Disponible en: Cámara de Diputados <http://gaceta.diputados.gob.mx/Gaceta/61/2011/oct/20111025-II.html&gt; (Consulta: 6 de agosto de 2012).

[3] Valadés, Diego. Loc. cit.

[4] Valencia Escamilla, Laura. Citado en: Ob. cit.

[5] Coquet Ramos, Juan Benito. Citado en: Ob. cit.

[6] Cárdenas Gracia, Jaime Fernando. Citado en: Ob. cit.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s