La inconstitucionalidad de la jornada laboral de los trabajadores domésticos en México

En los primeros apartados de la Ley Federal del Trabajo se establecen aquellas reglas generales y principios que rigen las relaciones obrero-patronales. Más adelante, en el Título Sexto, se contemplan los llamados trabajos especiales, consistentes en actividades que para su regulación requieren la adaptación de las reglas generales en virtud de su naturaleza propia[1].

Dentro de los trabajos especiales se encuentra el realizado por las trabajadoras y trabajadores domésticos, que comprenden los servicios de aseo, asistencia y demás inherentes al hogar de una persona o familia[2]. Según la opinión del especialista José Dávalos, los rasgos característicos de esta actividad son: a) el lugar donde se brinda el servicio (el hogar); y b) la ausencia de una finalidad lucrativa por parte de quien recibe el servicio[3].

Ahora bien, en relación con la jornada laboral –entendida como el tiempo durante el cual el trabajador está a disposición del patrón para prestar su trabajo[4]– de los trabajadores domésticos, el artículo 333 de la Ley Federal del Trabajo señala: “los trabajadores domésticos deberán disfrutar de reposos suficientes para tomar sus alimentos y de descanso durante la noche”. Dicha disposición se ha entendido como una reglamentación especial de la jornada de esta clase de trabajadores, excluyéndolos de los límites generales y concretos impuestos por la ley. Lo anterior se intenta justificar argumentando que el horario de los domésticos está condicionado a las necesidades de la casa habitación donde presten sus servicios[5].

Analizando estas consideraciones a la luz de la práctica generalizada de que los servidores domésticos habiten la casa del patrón, puede entenderse que los primeros están a disposición de este último en todo momento, pudiendo ser objeto de explotación o de violaciones a otros derechos laborales como el pago de horas extraordinarias. Estas ideas nos llevan a presumir la inconstitucionalidad de la disposición normativa en comento.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos específica en el artículo 123 las bases que los legisladores deben respetar al legislar en materia laboral, incluyendo la limitación de la jornada laboral:

“(…)

El Congreso de la Unión, sin contravenir a las bases siguientes deberá expedir leyes sobre el trabajo, las cuales regirán:

A. Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y de una manera general, todo contrato de trabajo:

I. La duración de la jornada máxima será de ocho horas;

II. La jornada máxima de trabajo nocturno será de 7 horas (…)”.

A nuestra consideración, la regulación especial de una determinada actividad únicamente es válida cuando se respetan estos principios constitucionales, o bien, si la afectación en un derecho conlleva de manera proporcional un beneficio recibido. No puede darse prevalencia a la naturaleza de un trabajo sobre los derechos fundamentales de los trabajadores. Además, la no limitación de la jornada laboral no es indispensable para la realización del trabajo doméstico.

Por otra parte, el artículo 333 es contrario a los principios que son fundamento de la limitación de la jornada de trabajo. Se quebranta el principio de bienestar y salud del trabajador, pues “la jornada excesiva afecta el cuerpo de los trabajadores, ocasionándoles, (…) fatiga fisioquímica con la consecuente disminución de la atención que le puede provocar accidentes que afecten su integridad corporal y (…) el menoscabo de su salud precipitando su invalidez y aun su muerte prematura”[6].

También se afecta el principio de vitalidad, mediante el cual se reconoce la necesidad del hombre para contar con tiempo libre que le permita alcanzar un desarrollo armónico de su personalidad[7]. Además, una jornada de trabajo equilibrada beneficia al patrón pues aumenta la productividad del trabajador, incentiva el rendimiento y aprovechamiento del trabajo[8] y favorece una relación armoniosa entre las partes[9].

Aunado a lo anterior, estimamos que la regulación especial del trabajo doméstico debe orientarse a brindar una mayor protección al trabajador, en razón de que: a) la naturaleza del lugar del trabajo coloca al doméstico en una situación vulnerable frente a su empleador; y b) el trabajo doméstico a menudo tiene una baja condición social, dado su vínculo histórico con la esclavitud y la servidumbre[10].

También debe tomarse en cuenta que una interpretación gramatical del artículo 123 constitucional lleva a suponer que la voluntad del Constituyente estaba orientada a que las reglas sobre la limitación de la jornada fueran aplicadas a esta clase de trabajadores, pues en dicha disposición se menciona expresamente a los empleados domésticos. Los razonamientos antes expuestos nos permiten concluir la inconstitucionalidad del artículo 333 de la Ley Federal del Trabajo.

Por último, cabe señalar que en junio de 2011 la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó el Convenio 189 y la Recomendación 201 sobre el trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos[11]. La Organización Internacional del Trabajo considera que uno de los fines principales de esta normativa internacional es “poner fin a las exclusiones de que son objeto las trabajadoras y los trabajadores domésticos en los ámbitos de la protección laboral y la protección social”.[12]

La regulación de las horas de trabajo se establece en el artículo 10.1 del Convenio 189, en los siguientes términos:

Todo Miembro deberá adoptar medidas con miras a asegurar la igualdad de trato entre los trabajadores domésticos y los trabajadores en general en relación a las horas normales de trabajo, la compensación de las horas extraordinarias, los períodos de descanso diarios y semanales y las vacaciones anuales pagadas, en conformidad con la legislación nacional o con convenios colectivos, teniendo en cuenta las características especiales del trabajo doméstico”.

Con esto apreciamos las repercusiones tanto nacionales como internacionales de la deficiente regulación del trabajo doméstico en México, específicamente en relación a la jornada laboral. Esto representa un llamado a nuestros legisladores para que subsanen la violación de uno de los derechos fundamentales emanados del artículo 123 constitucional, es decir, la limitación de la jornada de trabajo.


[1]Citado por: Barajas Montes de Oca, Santiago. Los contratos Especiales de Trabajo. México, UNAM, 1992. (p. 21)
[2]Ley Federal del Trabajo: “ARTÍCULO 331. Trabajadores domésticos son los que prestan los servicios de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona o familia”.
[3]Dávalos, José. Trópicos Laborales. Derecho individual, colectivo y procesal. Trabajos específicos. Seguridad social. Perspectivas. 2ª ed. México, Porrúa, 1992/1998. (p. 249)
[4]Ley Federal del Trabajo: “ARTÍCULO 58. Jornada de trabajo es el tiempo durante el cual el trabajador está a disposición del patrón para prestar su trabajo”.
[5]Ríos Estavillo, Juan José. Derechos de los trabajadores domésticos. México, UNAM. Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2000.Disponible en línea: UNAM. Biblioteca Jurídica Virtual ˂http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/1/78/tc.pdf˃ (Consulta: Julio 1, 2012). (p. 22)
[6]Ídem(p. 20)
[7]Loc. cit.
[8]Loc. cit.
[9]Organización Internacional del Trabajo (OIT). “Horas de Trabajo en el Trabajo Doméstico”. Disponible en línea: OIT. ˂http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—travail/documents/publication/wcms_159049.pdf ˃ (Consulta: Julio 1, 2012). (p. 4)
[10]Organización Internacional del Trabajo (OIT). “Horas de Trabajo en el Trabajo Doméstico”. Disponible en línea: OIT. ˂http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—travail/documents/publication/wcms_159049.pdf ˃ (Consulta: Julio 1, 2012). (pp. 8 – 9)
[11]Organización Internacional del Trabajo (OIT). Convenio 189 y Recomendación 201 en pocas palabras. Suiza, OIT, 2011. Disponible en línea: OIT. ˂http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—travail/documents/publication/wcms_170440.pdf ˃ (Consulta: Julio 1, 2012).(p. 2)
[12]Loc. cit.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s